Relación entre pesticidas y cáncer

Los pesticidas son perjudiciales para nuestra salud, su uso y abuso es favorable paras las utilidades alimentarias y agrícolas convencionales masivas. Sin embargo, actualmente existe mayor conciencia mundial sobre los riesgos que entrañan para nuestra salud, en especial porque muchos de ellos están asociados al riesgo de contraer varios tipos de cáncer.

“Estas sustancias han sido consideradas como mutágenos potenciales, por contener ingredientes con propiedades para provocar cambios en el ADN”, afirma la nutricionista especialista de Oncosalud, Mónica Bamonde. Con relación al ADN, se considera que un pesticida lo daña cuando altera la expresión genética, tanto a nivel de reparación y regulación, como de replicación, mutación y comunicación intercelular.

En 1975 la OMS clasificó por primera vez algunos pesticidas o plaguicidas que se usan en cultivos de las verduras y frutas que consumimos como peligrosos para la salud humana. El lindano, por ejemplo, está prohibido desde 1991 y los pesticidas con arsénico también (aunque aún pueden encontrarse sobrantes en diversas partes del mundo).

Linverd Semillas

Pero más estudios han sido necesarios, sobre todo porque el uso de plaguicidas ha seguido creciendo en las últimas décadas y el mercado de dichos productos se ha duplicado en los últimos 15 años, superando 50.000 millones de dólares en ventas, según el titular del Departamento de Agricultura y Protección del Consumidor de la FAO, Reng Wan.

Por eso, en el 2015 la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, en inglés) que funciona dentro de la OMS, evaluó la carcinogenicidad de cinco nuevos pesticidas o plagicidas químicos en base a la evidencia científica disponible. La OMS señala que el herbicida glisofato y los insecticidas malation y diazinon son probablemente cancerígenos. Mientras que los insecticidas paration y tetraclorvinfos son posiblemente cancerígenos para los humanos.

En el 2018, la EWG analizó alimentos populares en el desayuno de los niños: cereales de avena, avena y granola. ¿El resultado? Tenían glifosato, un controversial pesticida vinculado con el cáncer.

Casi las tres cuartas partes de las muestras arrojaron niveles de glifosato más altos que los recomendados por los científicos del EWG para los niños.

Es por ello, que en Linverd queremos ofrecer al consumidor productos libres de estos químicos, que son perjudiciales para la salud. Intentamos concienciar que los productos naturales son los únicos que pueden estar en nuestra alimentación.